Nuestra Declaración De Fe

La Iglesia de Dios cree y sostiene la Biblia completa, debidamente trazada. El Nuevo Testamento es su única regla de gobierno y disciplina. La Iglesia de Dios ha adoptado la siguiente Declaración de Fe como el estandarte oficial de su doctrina.

Creemos:

  • En la inspiración verbal de la Biblia.
  • En un Dios que existe eternamente en tres personas, a saber: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
  • Que Jesucristo es el unigénito del Padre, concebido del Espíritu Santo y nacido de la virgen María. Que fue crucificado, sepultado y resucitó de entre los muertos. Que ascendió al cielo y está hoy a la diestra del Padre como nuestro Intercesor.
  • Que todos han pecado y han sido destituidos de la gloria de Dios, y que el arrepentimiento es ordenado por Dios para todos y necesario para el perdón de los pecados.
  • Que la justificación, la regeneración y el nuevo nacimiento se efectúan por fe en la sangre de Jesucristo.
  • En la santificación, siguiente al nuevo nacimiento, por fe en la sangre de Jesucristo, por medio de la Palabra y por el Espíritu Santo.
  • Que la santidad es la norma de vida, de Dios, para su pueblo.
  • En el bautismo con el Espíritu Santo, subsecuente a la limpieza del corazón.
  • En hablar en otras lenguas, como el Espíritu dirija a la persona, lo cual es la evidencia inicial del bautismo en el Espíritu Santo.
  • En el bautismo en agua por inmersión, y que todos los que se arrepienten deben ser bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
  • Que la sanidad divina es provista para todos en la expiación.
  • En la cena del Señor y el lavatorio de los pies de los santos.
  • En la segunda venida de Jesús antes del milenio. Primero, a resucitar a los justos muertos y arrebatar a los santos vivos hacia Él en el aire. Segundo, a reinar en la tierra por mil años.
  • En la resurrección corporal; vida eterna para los justos y castigo eterno para los inicuos.
La Iglesia de Dios cree y sostiene la Biblia completa, debidamente trazada.

 

Discipulado Bíblico


 

Creemos que la enseñanza bíblica sana es equivalente a la caminata de un creyente con Cristo. Por esa razón, predicamos y enseñamos la Palabra de Dios y su aplicación a su vida diaria.

Creado Para Alabar y Adorar a Dios


Creemos que fuimos creados para alabar y adorar a Dios. Jesús dijo que ha llegado el momento de que los verdaderos adoradores adoren a Dios en espíritu y en verdad. El centro de nuestras reuniones es el enfoque y la ejecución de nuestro tiempo en Adoración.

Somos Una Familia


Nuestra congregación es una familia. Nos adherimos a Hebreos 10: 24-25, no fayamos en reunirnos para adorar al Señor. Estamos aquí para apoyarnos y alentarnos mutuamente de cualquier manera que podamos.

 

 

 

COMPROMISOS DOCTRINALES
La denominación ha resumido sus creencias más importantes en los siguientes Compromisos Doctrinales, tal y como han sido expuestos en la Escritura.

Arrepentimiento: Marcos 1:15; Lucas 13:3; Hechos 3:19.

Justificación: Romanos 5:1; Tito 3:7.

Regeneración: Tito 3:5.

Nuevo nacimiento: Juan 3:3; I Pedro 1:23; I Juan 3:9.

Santificación, subsecuente a la justificación: Romanos 5:2; I Corintios 1:30; I Tesalonicenses 4:3; Hebreos 13:12.

Santidad: Lucas 1:75; I Tesalonicenses 4:7; Hebreos 12:14.

Bautismo en agua: Mateo 28:19; Marcos 1:9-10; Juan 3:22-23; Hechos 8:36-38.

Bautismo con el Espíritu Santo subsecuente a la limpieza; la impartición de poder para el servicio: Mateo 3:11; Lucas 24:49, 53; Hechos 1:4-8.

Hablar en lenguas bajo la inspiración del Espíritu como evidencia inicial del bautismo con el Espíritu Santo: Juan 15:26; Hechos 2:4; 10:44-46; 19:1-7.

La Iglesia: Éxodo 19:5-6; Salmos 22:22; Mateo 16:13-19; 28:19-20; Hechos 1:8; 2:42-47; 7:38; 20:28; Romanos 8:14-17; I Corintios 3:16, 17; 12:12-31; II Corintios 6:16-18; Efesios 2:19-22; 3:9, 21; Filipenses 3:10; Hebreos 2:12; I Pedro 2:9; I Juan 1:6-7; Apocalipsis 21:2, 9; 22:17.

Dones espirituales: I Corintios 12:1, 7, 10, 28, 31; 14:1.

Las señales seguirán a los creyentes: Marcos 16:17-20; Romanos 15:18,19; Hebreos 2:4.

El fruto del Espíritu Santo: Romanos 6:22; Gálatas 5:22, 23; Efesios 5:9; Filipenses 1:11.

Sanidad divina provista para todos en la expiación: Salmos 103:3; Isaías 53:4-5; Mateo 8:17; Santiago 5:14-16; I Pedro 2:24.

La Santa Cena: Lucas 22:17-20; I Corintios 11:23-26.

El Lavatorio de los Pies de los santos: Juan 13:4-17; I Timoteo 5:9-10.

Diezmos y ofrendas: Génesis 14:18-20; 28:20-22; Malaquías 3:10; Lucas 11:42; I Corintios 9:6-9; 16:2; Hebreos 7:1-21.

Restitución donde sea posible: Mateo 3:8; Lucas 19:8-9.

La segunda venida de Jesús antes del milenio. Primero, para resucitar a los santos que han muerto y arrebatar a los creyentes vivos en el aire: I Corintios 15:52; I Tesalonicenses 4: 15-17; II Tesalonicenses 2:1. Segundo, para reinar sobre la tierra por mil años: Zacarías 14:4; I Tesalonicenses 4:14; II Tesalonicenses 1:7-10; Judas versículos 14-15; Apocalipsis 5:10; 19:11-21; 20:4-6.

Resurrección: Juan 5:28-29; Hechos 24:15; Apocalipsis 20:5-6.
Vida eterna para los justos: Mateo 25:46; Lucas 18:30; Juan 10:28; Romanos 6:22; I Juan 5:11-13.

Castigo eterno para los inicuos, sin liberación ni aniquilación: Mateo 25:41-46; Marcos 3:29; II Tesa­lonicenses 1:8,-9; Apocalipsis 20:10-15; 21:8.